Ciudadano en Tame denunció realización de ‘orgipiñata’. Autoridades actuaron y cerraron el establecimiento.

Un establecimiento en Tame fue cerrado porque realizó una fiesta para menores de con venta de bebidas alcohólicas, algo que está prohíbo dentro de la normatividad colombiana.

El capitán Juan Guillermo Jiménez, comandante de la Estación de Policía,  expresó que primero se le impuso un comparendo al propietario y luego se cerró por cuatro días.

De acuerdo con Alexander Sierra, habitante de Tame, para ingresar a las llamadas ‘orgipiñatas’, deben comprar una entrada que vale alrededor de diez mil pesos y tendrían acceso a barra libre.

“Después que los menores están borrachos comienzan a hacer orgias sexuales y eso implica un riesgo para la salud porque pueden terminar con enfermedades de transmisión sexual”, dijo Sierra.

Hasta el momento este tipo de eventos se han realizado en los municipios de Fortul y Tame. “En el primer Municipio se hizo una vivienda particular sin control”, agregó el habitante preocupado.

Recomendó a los padres de familia tener extremo cuidado de sus hijos y no permitir que se ausente a este tipo de eventos, porque terminar heridos en una pelea o hasta perder la vida.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =